sábado, 11 de febrero de 2012

¿Qué es un profesiograma?

El profesiograma consiste en un documento que organiza las conexiones técnico-organizativas por medio de una gráfica en que se resumen las aptitudes y capacidades de los puestos de trabajo que existen y los que cumplen los trabajadores.
El profesiograma debe recoger obligatoriamente:
  • La denominación del puesto de trabajo
  • La descripción profesional del puesto de trabajo
  • La descripción técnica del puesto de trabajo
  • La descripción orgánica del puesto de trabajo
  • Otras características y necesidades que se pudieran requerir
Por otra parte,  el profesiograma se debe componer de seis denominaciones concretas:
  • La identificación del puesto de trabajo
  • El objetivo del puesto de trabajo
  • Las responsabilidades del puesto de trabajo
  • Las relaciones del puesto de trabajo
  • Las condiciones físicas que se requieren para el trabajo, así como sus riesgos
  • Los requerimientos que se exigen para ocupar el puesto
Para realizar un profesiograma, hay que definir el puesto de trabajo a valorar, realizando un análisis del trabajo y del puesto de trabajo a desarrollar. En el profesiograma, se valoran las características que debe tener el candidato ideal para el puesto de trabajo concreto, incluyendo una valoración de los niveles de exigencias en los que se puntúa al trabajador en cuanto a su cumplimiento.
Se deben valorar sólo las características que se requieren en el puesto de trabajo y las que realmente tiene el candidato. La descripción de características ha de ser objetiva, con características reales y cuantificables, sin ambigüedades, con una descripción sencilla y sin equívocos, clara, concreta y completa.
Existen muchas formas de elaboración del profesiograma, de manera que un profesiograma no es único ni existe un modelo global, además de estar bien diferenciado en cuanto a los cambios de los tiempos y el entorno laboral además de diferenciarse en cada puesto de trabajo.
El profesiograma surge de la necesidad de valorar el puesto de trabajo y los trabajadores que lo desempeñarán, ya que los puestos de trabajo y las empresas no son iguales, de manera que es necesario poder realizar unas medidas sobre las características requeridas para poder valorar su efectivo cumplimiento y los candidatos ideales que pueden formar parte de la empresa en este puesto concreto.
Aunque los profesiogramas puedan ser diferentes o similares en ocasiones, lo principal es que sirven para valorar el nivel de adecuación de un trabajador a un puesto de trabajo, y de esta manera poder conseguir un mayor rendimiento en la empresa, lo que a la larga da lugar a unos mejores resultados de productividad y de otros aspectos no cuantificables. No sólo es importante para la empresa, que puede medir el rendimiento del trabajador, sino para que el trabajador se sienta completamente satisfecho con el trabajo que está realizando o va a realizar.

Para encontrar a la persona adecuada a cada puesto hemos de considerar, por una parte, las diferencias individuales que existen; pensemos que cada individuo tiene unas condiciones físicas, actitudes, aptitudes, conocimientos y experiencia distintas; por otra parte hemos de tener en cuenta las diferencias que implica el trabajo, pues según sea éste, así se exigirán unos determinados requisitos. 
EL ÉXITO ESTÁ EN LA ADECUACIÓN DE LA PERSONA AL PUESTO
Descripción del puesto de trabajo
La descripción de los puestos de trabajo es fundamental en la tarea comercial, ya que no sólo es necesaria para la selección, sino también para valorar al equipo, organizar la distribución de tareas, evaluar los excesos de personal o la necesidad de reducirlo. Para que la información del puesto sea adecuada debe contener:
  • Identificación del mismo.
  • Descripción del sistema de trabajo del departamento comercial a nivel general e individual.
  • Funciones principal y secundarias que se van a desarrollar.
  • Obligaciones, autoridad y responsabilidad que van asociadas.
  • Condicionantes (físicos, edad, culturales, etc.).
  • Formación y experiencia necesaria.
  • Dificultades que pueden surgir durante el período de formación o en la realización del trabajo.
  • Posibles causas de fracaso.
  • Grados de satisfacción del trabajo y, por tanto, puntos fuertes de cara a la motivación.
  • Jerarquía de mandos.
  • Colaboradores a su cargo.
  • Valoración del rendimiento.
  • Remuneración.
  • Oportunidades que ofrece el puesto.
  • Etcétera.

6.2. Profesiograma de un puesto comercial

Apoyándonos en la descripción del puesto y en el perfil del vendedor que deseemos, trazaremos el profesiograma, que contendrá los factores que determinen la idoneidad del candidato. El profesiograma es el resultado gráfico del análisis del puesto de trabajo que se necesita cubrir. Su objetivo es: definirlo gráficamente, determinar las exigencias del puesto, actualizar los conocimientos del mismo y su marco dentro de la empresa y estudiar, a partir de él, el ajuste de cada candidato a dicho perfil, estableciendo sistemas comparativos.
A continuación expondré dos ejemplos de profesiogramas, teniendo en cuenta que en la realidad vienen marcados por las características de la empresa y del puesto que se vaya a cubrir. Para cada uno ha de realizarse un profesiograma específico y, por tanto, marcar las diferencias que puedan existir dando la valoración que nosotros consideremos adecuada a cada uno de los factores y que, posteriormente, se compararán en su totalidad al del candidato.